Experiencias teatrales con niños y jóvenes en Bolivia : Comunidad Tres Soles

Tres Soles es una Comunidad que desde 1989 se ocupa de niños y jóvenes socialmente marginados.

Uno de los pilares principales de nuestro trabajo es la autogestión, es decir, que no existe un director y que los jóvenes en gran parte organizan ellos mismos sus actividades. Pese a que existen todavía muchos problemas, la vida en la Comunidad se volvió más tranquila en comparación de antes. Esto no se logró a través de medios autoritarios, sino principalmente en base a una “concientización” en el marco de una comunidad donde todos tienen la posibilidad de construir un proyecto de vida. Uno de los medios para lograr esta concientización es el concepto del “acompañamiento”, quiere decir que los educadores que en adelante los llamaremos “acompañantes”, toman influencia en los niños y jóvenes durante los trabajos colectivos como teatro, música, deporte, apoyo escolar y limpieza. Pese a que muchos pedagogos nuevamente insisten en una distancia entre “profesores” y “alumnos”, creemos como el educador popular brasileño Paulo Freire que “A” no enseña a “B”, sino que “A” y “B” aprenden juntos. Solamente de esta forma los jóvenes pueden comenzar a considerar el proyecto como el suyo, a ejercer un autocontrol sobre los compañeros que no cumplen las reglas y a tomar decisiones propias – lo que para el desarrollo de una sana autoestima y de un pensamiento crítico es decisivo. En este sentido las reuniones, donde cada uno puede expresarse y participar democráticamente en la solución de los problemas, son de una gran importancia.

Este acompañamiento naturalmente es más fuerte con los pequeños y en el caso de los adolescentes y jóvenes es reducido gradualmente para que cada vez asuman más tareas y responsabilidades solos. Así es que hoy en día son los jóvenes los responsables para la mayoría de las actividades. Una comisión de dos jóvenes actualmente es responsable de una actividad y administra también el dinero previsto para la misma. Cuando se trata de montos económicos altos, por ejemplo en la cocina o para otras compras más grandes, deben firmar varios “garantes solidarios”. Cuando “pasa algo” con el dinero, ellos deben devolver el dinero de su “dinero de bolsillo” que ganan en los talleres. Además deben entregar al administrador y al grupo un descargo exacto sobre los gastos efectuados. La mayoría de los chicos está interesada en que todo funcione, ya que afecta a todos cuando una comisión falla. A nadie le gusta que le digan, cuando necesita un lápiz o un champú: “Lo siento, he olvidado comprarlo.”
O peor, cuando no hay almuerzo porque nadie ha pelado las papas. Entonces pueden surgir disputas agrias y los “pecadores” son reprimidos severamente en las reuniones. Para orientar el proceso además siempre está presente un acompañante adulto, también se atiende plenamente a los pequeños, ya que ellos lógicamente no pueden asumir una responsabilidad propia y no se los puede hacer responsables para los errores de sus compañeros mayores.
Los horarios de actividades también se elaboran según grupos de edad. Los más pequeños realizan temprano en la mañana trabajos de limpieza y van a la escuela, en la tarde participan en actividades guiadas como apoyo escolar, juegos y lavado de ropa. Para los adolescentes la vida es más dura. En la mañana igualmente realizan trabajos de limpieza y van al colegio. En la tarde trabajan de forma autogestionada en los talleres manuales, en la panadería y en el huerto, por lo cual reciben un dinero de bolsillo. En la noche participan en teatro y música, además tienen que colaborar en las comisiones de autogestión y en la cocina. Los jóvenes que reciben becas para una formación profesional, naturalmente tienen horarios personalizados. Sin embargo, cada uno colabora por lo menos dos horas por día en uno de los talleres o en otra actividad de la Comunidad si quieren ganarse un dinero de bolsillo. Es una forma de devolver algo que cada uno ha recibido en el transcurso de los años. Estos jóvenes viven fuera de la Comunidad en habitaciones alquiladas para prepararse para una vida independiente.
Como es de lógico todavía existen muchos problemas, pero un proceso semejante requiere de años y nunca se pueden eliminar todos los problemas ya que cada vez que recibimos niños nuevos con los cuales hay que comenzar de nuevo. Dentro de una “educación del conflicto” consideramos la solución independiente de problemas y conflictos como un medio para desarrollar en los jóvenes un pensamiento crítico (¡y para eso hasta se necesitan problemas!). En este sentido uno de nuestros pilares filosóficos es el pensamiento que no es más feliz aquel que tiene más momentos felices en su vida sino aquel que sabe solucionar sus problemas de la forma más práctica.

Algunas de las razones que hace necesario un proyecto como Tres Soles:

– Las características predominantes de las instituciones que brindan atención a los niños y jóvenes socialmente marginados se han caracterizado históricamente por un trabajo demasiado asistencialista que no toma en cuenta suficientemente el trabajo educativo – formativo. Los motivos para tal situación son la escasez de personal en general, además la falta de calificación y motivación de educadores mal pagados.

-Se observa, además, la falta de relación de los niños y jóvenes con su entorno social, porque están recluidos en hogares cerrados.

– La aplicación de un modelo autoritario, no permite desarrollar la autoestima, asumir resposibilidad e iniciativas propias a los niños, adolescentes y jóvenes.

– Algunos estudios destacan, en relación a este tipo de niños, el atraso que se observa en las áreas de desarrollo psico-motor, adaptación socio-emocional, lenguaje y aprendizaje, además de la falta de correspondencia entre su edad y el grado de escolaridad. La educación alternativa propuesta sirve para cerrar estas brechas y desarrollar la personalidad hacia un pensar crítico e independiente. Por tanto vemos como necesidad absoluta el sustituir los patrones asistencialistas y paternalistas con otros principalmente constructivistas y democráticos.

– Además hay que mencionar que la mayoría de las otras instituciones no son mixtas, quiere decir que reciben sólo a chicas o chicos y además de diferentes edades, lo que muchas veces provoca la separación de hermanos y la incapacidad de tratar con personas de otro sexo.

La educación alternativa que proponemos intenta, dentro de un marco realista, remendar estás desventajas y permitir un pensamiento crítico e independiente.

Anuncios