[Agosto2012] No a las leyes contra los inmigrantes, en las playas

NO A LAS LEYES CONTRA LOS INMIGRANTES EN LAS PLAYAS

5 de AGOSTO de 2012-
La Plataforma A Desalambrar volvió a las playas el 5 de agosto con la intención de dialogar, por un día, con los bañistas sobre la tragedia que están viviendo los inmigrantes en el mundo al intentar cruzar las fronteras que separan el mundo de los ricos del mundo de los empobrecidos. Llegaron cargados de cruces para evidenciar el cementerio sobre el que pisamos y nos rebozamos en verano, como si ahí no pasase nada. Los organismos oficiales calculan que han muerto unas 20 mil personas en diez años intentando cruzar el Mediterráneo. 20 mil hombres y mujeres que murieron intentando llegar a conseguir una vida digna, huir de las guerras o salir de la pobreza que les imponen el mercado y las leyes que cada día más están contra los últimos del mundo, cada día más contra la persona.

Los amigos de A Desalambrar estuvieron presentes en 20 playas de España, Francia, Polonia y Croacia.  La jornada fue muy intensa, de 8 de la mañana a 8 de la tarde. Todos los grupos llevaban cruces de madera o de caña con una foto de un africano, pancartas de A Desalambrar donde se leían frases como: “Bajo un gobierno que encarcela a alguien injustamente, el lugar que debe ocupar el justo es también la prisión”, testimonios de inmigrantes, recortes de periódico para favorecer el diálogo, pasatiempos sobre el tema de la inmigración, octavillas. Incluso en Madrid se hizo la acción, pero en vez de poner cruces hicieron siluetas  de personas en el suelo, y dentro se escribieron testimonios y frases sobre el tema. Algunos grupos tuvieron que abandonar las playas elegidas ya que la policía había recibido llamadas y denuncias sobre los centenares de cruces que molestaban su día de descanso.

En las playas hay, fundamentalmente españoles y europeos, algún sudamericano que cuidan a nuestros abuelos, y algún africano que pasaba cargado de discos, bolsos, gafas, ropa interior… Dialogaron con ellos durante todo el día, y vieron que las realidades son muy diferentes. Hassan se sentó en la orilla de la playa, en la arena, donde llegan las olas que vienen de su tierra, que no ha pisado desde hace 8 años. Dejó 2 hijos, una mujer que ya no le espera, y una madre viejecita que espera día y noche el momento de su regreso.  Se sentó en la orilla del mar con uno de nosotros y mirando el horizonte lloró y nos dio las gracias, a la vez que nos contaba su vida, a la vez que veía que es posible luchar, que podemos cambiar el mundo en el que vivimos, pero él no sabe cómo.

Descubrieron en los diálogos que muchos somos indiferentes (la mayoría de los playeros miraban de reojo), otros se preocuparon por saber de qué se trata esa instalación, y otros están convencidos de que no se puede hacer nada, que la realidad es muy compleja como para cambiar las cosas; también hubo otros, los que menos, que se enfadaron y que daban un sombrillazo a una cruz para poner su sombrilla en el mismo agujero donde estaba clavada la cruz. Pero lo cierto es que al finalizar la jornada vieron que en general  la mayoría de nosotros podemos ser sensibles al dolor ajeno, y que nos gustaría solidarizarnos con la realidad canalla que viven los inmigrantes hoy en el mundo, pero que no sabemos cómo hacerlo.

La esperanza es la virtud del que lucha, nos dicen los viejos militantes. Es la reflexión que hacemos después de una jornada de lucha como la del domingo 5 de agosto en las playas, donde la esperanza estaba a flor de piel.

ALGUNAS FOTOS DE LA ACCIÓN:

En TV:

En la prensa:

Faro de Vigo (Praia A Concha-Vilagarcía de Arousa)

Faro de Vigo (Lapamán)

 

 

 

.

Anuncios